14507251776456

La clase al revés

Alejandro Sánchez, de 10 años, aprende al revés. Las tareas que antes hacía en casa ahora las realiza en el colegio; las lecciones que antes escuchaba en el aula ahora las sigue desde su habitación con la ayuda del ordenador. Su jornada escolar, en realidad, empieza cada día a las cinco de la tarde.

Después de la merienda, este fan de Star Wars que de mayor quiere ser científico se conecta al blog de la clase. Allí su profesor ha colgado varios vídeos en los que explica, por ejemplo, las fracciones mediante dibujos de frutas. O muestra con animaciones las diferencias entre el lexema y el morfema y la coma y el punto y coma. Alejandro los ve y toma apuntes. Si hay algo que no entiende, rebobina y vuelve a darle al play.

Al día siguiente, llega al colegio público Alcalde de Móstoles, en el barrio madrileño de Aluche, y lleva a la práctica todo lo que ha aprendido en los vídeos. Hace trabajos en grupo, elabora esquemas, convierte los apuntes a un formato audiovisual y pregunta sus dudas. Es lo que se conoce como flipped classroom o aula invertida, una metodología de aprendizaje que el profesor Alberto Alameda ha ido implantando poco a poco en las asignaturas de Matemáticas y Lengua de su grupo de 5º de Primaria.

Leer artículo completo